La importancia de desarrollar nuestra autoestima

La autoestima es cómo te sientes acerca de ti mismo o la opinión que tienes de ti mismo. Todos tenemos momentos en los que se sienten un poco deprimidos o les cuesta creer en sí mismos, sin embargo, si esto se convierte en una situación a largo plazo, puede provocar problemas de salud mental como depresión o ansiedad.

La autoestima es a menudo el resultado de toda una vida de experiencias y, en particular, de lo que nos pasó cuando éramos niños. Es posible mejorar nuestra autoestima a cualquier edad, veamos a continuación algunos consejos para lograrlo.

Cómo mejorar nuestra autoestima

Algunas personas piensan en la autoestima como su voz interior, es decir, la voz que te dice si eres lo suficientemente bueno para hacer o lograr algo. En realidad, la autoestima se trata de cómo nos valoramos a nosotros mismos y nuestras percepciones sobre quiénes somos y de qué somos capaces.

Identificar y eliminar nuestras creencias negativas

El primer paso es identificar y luego eliminar nuestras creencias negativas sobre nosotros mismos.

Observemos nuestros pensamientos sobre nosotros mismos. Por ejemplo, podríamos pensar «No soy lo suficientemente inteligente para hacer eso» o «No tengo amigos». Cuando lo hagamos, busquemos evidencias que contradigan esas declaraciones. Escribamos tanto la declaración como la evidencia, y continuemos mirándola para recordar que nuestras creencias negativas sobre nosotros no son ciertas.

Identifiquemos nuestros aspectos positivos

También es una buena idea escribir cosas positivas sobre nosotros. Por ejemplo, si somos buenos en un deporte o cosas agradables que la gente ha dicho sobre nosotros. Cuando empecemos a sentiros deprimidos, recordemos estas cosas buenas. En general, el diálogo interno positivo es una parte importante para mejorar nuestra autoestima.

Si nos damos cuenta de que estamos diciendo cosas como ‘No soy lo suficientemente bueno’ o ‘Soy un fracaso’, podemos empezar a cambiar las cosas diciendo ‘Puedo superar esto’ y ‘Puedo tener más confianza al verme a mí mismo en de una manera más positiva’.

Para empezar, nos daremos cuenta de que volvemos a caer en viejos hábitos negativos, pero con un esfuerzo regular podemos comenzar a sentirnos más positivos y desarrollar nuestra autoestima también.

Construyamos relaciones positivas y evitemos las negativas

Probablemente encontraremos que hay ciertas personas, y ciertas relaciones, que nos hacen sentir mejor que otros. Si hay personas que nos hacen sentir mal con nosotros mismos, tratemos de evitarlas. Establezcamos relaciones con personas que nos hagan sentir bien con nosotros mismos y evitemos las relaciones que nos deprimen.

Démonos un respiro

No tenemos que ser perfectos cada hora de todos los días. Ni siquiera tenemos que sentirnos bien con nosotros mismos todo el tiempo.

La autoestima varía de una situación a otra, de un día a otro y de una hora a otra. Algunas personas se sienten relajadas y positivas con amigos y colegas, pero incómodas y tímidas con los extraños. Otros pueden sentirse totalmente en control de sí mismos en el trabajo, pero luchan socialmente o viceversa.

Démonos un respiro. Todos tenemos momentos en los que nos sentimos un poco deprimidos o nos resulta más difícil mantener la confianza en nosotros mismos. La clave es no ser demasiado duros con nosotros mismos. Seamos amables con nosotros mismos y no seamos demasiado críticos.

Evitemos criticarnos ante los demás, ya que esto puede reforzar nuestros puntos de vista negativos y también dar a otras personas una opinión negativa o falsa de nosotros. Podemos ayudarnos a aumentar nuestra autoestima dándonos un gusto cada vez que tengamos éxito en hacer algo difícil, o simplemente para manejar un día particularmente malo.

Seamos más asertivos y aprendamos a decir que no

Las personas con baja autoestima a menudo tienen dificultades para defenderse o decir no a los demás, esto significa que pueden sobrecargarse en casa o en el trabajo porque no les gusta rechazar nada a nadie, sin embargo, esto puede aumentar el estrés y hacer que sea aún más difícil de manejar.

Por lo tanto, desarrollar nuestra asertividad puede ayudarnos a mejorar nuestra autoestima. A veces, actuar como si nos creyéramos en nosotros mismos puede ayudarnos a aumentar la confianza en nosotros mismos.

Mejoremos nuestra salud física

Es mucho más fácil sentirse bien con nosotros mismos cuando estamos en forma y saludables, sin embargo, las personas con baja autoestima a menudo se descuidan a sí mismas porque sienten que «no merecen» ser atendidas.

Intentemos hacer más ejercicio, comamos bien y durmamos lo suficiente. También es una buena idea tomarse un tiempo para relajarse y hacer algo que deseemos hacer, en lugar de algo que otra persona espera que hagamos. Podremos notar que cambios simples como este pueden marcar una gran diferencia en cuanto a nuestra perspectiva general.

Asumamos desafíos

Las personas con baja autoestima a menudo evitan situaciones desafiantes y difíciles.

Una forma de mejorar nuestra autoestima puede ser aceptando un desafío. Esto no significa que debamos hacer todo nosotros mismos, pero estemos preparados para intentar algo que sabemos que será difícil de lograr.

Al tener éxito, demostraremos que podemos lograrlo. Esto desafía nuestras creencias negativas y, por lo tanto, mejorará nuestra autoestima. Pongamos en práctica estos consejos para que pronto podamos sentirnos mejor y vivamos más felices.

Un comentario en «La importancia de desarrollar nuestra autoestima»

  • el 30 de junio de 2021 a las 21:18
    Enlace permanente

    Me costo mucho tiempo y mucha lectura para poder desarrollar la autoestima, creo que es mas falta de conocimiento que falta de amor, necesitas algo que te llene

    Respuesta

Responder a Maria Angeles Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.