¿Qué es la baja autoestima y cómo identificarla?

La autoestima es el grado en que uno se siente seguro, valioso y digno de respeto. Si la autoestima de una persona cae, esto puede influir negativamente en su bienestar general y, por ende, en su desarrollo personal.

Las personas con alta autoestima a menudo se sienten bien consigo mismas. Las personas con baja autoestima a menudo sienten vergüenza y duda de sí mismas, a menudo pasan mucho tiempo criticándose a sí mismos. La baja autoestima es un síntoma de varias afecciones de salud mental, como la ansiedad y la depresión.

La baja autoestima no se representa como tal en algunas personas, sin embargo, sus síntomas y efectos son muy reales. Las personas que deseen mejorar su autoestima pueden obtener ayuda de un terapeuta. Veamos a través del presente artículo cómo debemos tratar o la baja autoestima.

Reconociendo la baja autoestima

La autoestima se basa en creencias sobre uno mismo, por lo tanto, es probable que las personas con baja autoestima tengan una mala opinión de sí mismas. Pueden compararse con los demás y luego juzgarse y sentirse inferiores.

Las personas pueden afrontar la baja autoestima de diferentes formas. Según algunos expertos en psiquiatría, la baja autoestima a menudo se presenta en uno de tres patrones.

Síndrome del impostor

Pasa cuando una persona usa los logros o la falsa confianza para enmascarar sus inseguridades. Temen que el fracaso revele su verdadero yo defectuoso. La persona puede usar el perfeccionismo o la dilación para lidiar con esta ansiedad.

Rebelión

Pasa cuando una persona finge que no le importa lo que los demás piensen de ella. Sus sentimientos de inferioridad pueden manifestarse como ira o culpa. Pueden actuar desafiando la autoridad o infringiendo las leyes.

Victimidad

Pasa cuando una persona se cree indefensa ante los desafíos. Pueden usar la autocompasión para evitar cambiar su situación. A menudo dependen de otros para ser salvados o guiados.

Internamente, la mala autoestima a menudo se manifiesta como autocrítica. Los ejemplos comunes de diálogo interno negativo son:

  • No hay nada que realmente me guste de mí.
  • Nunca lo haré lo suficientemente bien en la escuela o en el trabajo para tener éxito.
  • No soy digno de buscar cosas que me interesen.
  • Otras personas merecen más la felicidad.
  • Nadie quiere escuchar sobre mi vida o los problemas que estoy enfrentando.
  • Todo es culpa mía. Parece que no puedo encontrar personas que sean buenas conmigo. De todos modos, la gente buena no querría estar conmigo.

Con el tiempo, los pensamientos negativos pueden volverse tan frecuentes que la persona los ve como un hecho. Cuando se deja en un bucle, este proceso de pensamiento puede ser muy dañino.

Efectos de la baja autoestima

El ciclo de la autocrítica puede disminuir la alegría de vivir de una persona. Pueden dejar de hacer pasatiempos que alguna vez disfrutaron por temor a ser juzgados. Los sentimientos de ira, culpa o tristeza pueden impedirles disfrutar de las actividades que realizan. Algunas personas pueden tener comportamientos autodestructivos como abusar de sustancias o descuidar la higiene.

Las dudas sobre uno mismo pueden interferir con la productividad en el trabajo o la escuela. Una persona puede preocuparse tanto por las opiniones de los demás que no se concentra en la tarea que tiene pendiente. También pueden evitar correr riesgos o hacer metas con la certeza de que fracasarán. Una persona con baja autoestima puede carecer de capacidad de recuperación ante un desafío.

Los problemas de autoestima también pueden afectar la vida social. Alguien con baja autoestima puede creer que no es digno de amor. Pueden tratar de «ganarse» el amor de los demás y aceptar un trato negativo. Otros pueden intimidar y criticar a otros para compensar sus propias inseguridades. El miedo al rechazo puede impedir que las personas busquen relaciones. El aislamiento social puede alimentar aún más una autoimagen negativa.

La baja autoestima puede contribuir a problemas de salud mental. Es especialmente común entre personas con las siguientes preocupaciones:

  • Problemas de alimentación
  • Depresión
  • Ansiedad social
  • Codependencia
  • Autolesiones

¿Cuán baja se desarrolla la autoestima?

Algunas personas desarrollan una baja autoestima en la infancia. Cuando los adultos critican duramente a los niños por sus errores, los niños pueden internalizar esos mensajes. Las experiencias adversas de la niñez, como el abuso o el acoso infantil también pueden contribuir a una baja autoestima.

En la edad adulta, cualquier experiencia de vida desmoralizante puede reducir la autoestima. La pérdida del empleo, las rupturas sentimentales y otros cambios en la vida pueden causar miedo o dudas. Estos sentimientos pueden afectar la autoestima, la confianza y la capacidad de recuperación de una persona.

Una vez que estos factores se ven comprometidos, una persona puede ser más propensa a desarrollar creencias negativas y patrones de diálogo interno. Es necesario que las personas con todas estas características visiten con prontitud a un especialista en cuidados y tratamientos psicológicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.